Mantenimiento e higiene de nuestro colchón

Mantenimiento del colchón Vipconfort

Ya que queremos que nuestro colchón nos dure en perfectas condiciones durante su uso, vamos a tener que seguir una serie de 4 pasos para poder llevar a cabo un mantenimiento y saneamiento de este para evitar que con el paso del tiempo se concentren malos olores, bacterias, degradación del tejido y otros factores que puedan perjudicarnos.

 

  • Voltear el colchón periódicamente para evitar que nuestro colchón coja forma con el paso del tiempo como vemos en el post anterior.

 

  • Dejar respirar a nuestro colchón y no dejar demasiado tiempo las mismas sabanas estamos asegurando una correcta higiene. A parte podemos aprovechar para pasar el aspirador por la superficie de la cama para absorber cualquier impureza que pueda prevalecer.

 

  • Compatibilidad de la base y el colchón es fundamental cerciorarnos de que en caso de viscolástica esta sea transpirable y que la base del colchón ya sea base tapizada, canapé abatible, etc. tengan una ventilación óptima para que no se puedan crear espacios con estancamiento de aire. También en caso de que sea un colchón de látex, nos tenemos que asegurar de que descansa siempre en una base de láminas adecuada.

 

  • Correcta elección del protector o funda de colchón,ya que con el paso del tiempo, tanto el colchón como la almohada pueden verse afectados por nuestro sudor. Aun usando la sabana el sudor se filtra hasta impregnar las superficies del colchón y almohada. Para que esto no nos ocurra es recomendable el uso de fundas protectoras. Las hay de muchos tipos según nuestra necesidad (fundas algodón, fibra sintética, impermeable transpirable, acolchada natural, tencel, …)

 

A continuación, explicaremos los sistemas de protección de colchón más utilizados:

  • Sabana bajera: Es la pieza de tejido que se ajusta a nuestro colchón y que está directamente en contacto con nosotros. Por lo general esta se sitúa entre nosotros y la funda protectora del colchón.

– Los tipos de sabana bajera más habituales son:

Sabana bajera estándar (Algodón, Tencel, Microfibra,..)

Bajera de invierno ( sedalina, franela, coralina, …): Este tipo están pensadas para las
épocas frías ya que su formato aportan calor y abrigo.

Bajera térmicas: Tienen un tejido termo-regulador y se caracterizan por una sensación fría al contacto con nuestro cuerpo.

 

  • Protector impermeable: El protector como su nombre indica nos ayudará a mantener limpio nuestro colchón protegiéndolo de olores, manchas, humedad, gérmenes y demás elementos que causen su deterioro. El protector lo situaremos siempre entre el colchón y la sabana bajera. Estos, a diferencia de las fundas cubren la parte superior del colchón sujetándose a este por sus cuatro esquinas ajustables. Se puede lavar con facilidad siempre siguiendo las instrucciones del fabricante.

 

  • Funda: La funda cubre y protege totalmente el colchón cerrándolo habitualmente con una cremallera, estas fundas pueden cumplir una función especifica como las anti-ácaros o las anti-chinches o una función de protección básica como una segunda piel al colchón (algodón, microfibra,..)

En conclusión:

Siguiendo estos pocos tips básicos conseguiremos alargar considerablemente la vida de nuestro colchón manteniendo el interior y el exterior bien protegidos de humedades, plagas y evitando excesos de temperatura debidos a una mala elección de protector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *